Una ley alternativa de los mexicanos

Lista la 2a edición de la Nueva Constitución

CNPM-Oriente

Pese a las adversidades, sigue avanzando el Nuevo Congreso Constituyente, alternativo al Congreso oficial. El 23-25 de octubre finalizaron los últimos ajustes para la segunda edición de la Nueva Constitución Mexicana 2021. No se trata de una transformación cosmética, sino de verdaderos cambios estructurales y sistémicos en la vida nacional.

Está nueva ley se dará a conocer en rueda prensa virtual el 25 de noviembre de 2020, a fin de comenzar su difusión para que el pueblo mexicano la conozca, opine y proponga. Desde luego, no es un documento final, sino sólo un referente para consulta; un material de trabajo para tachaduras, correcciones, ajustes, adiciones, etc. y se espera que sea trabajado en los diferentes sectores sociales.

Se trataron los puntos polémicos que estaban pendientes: el aborto, las adicciones, el trabajo y un nuevo nombre para nuestro país que signifique una refundación nacional. El nombre propuesto será: República Federal y Pluricultural de México.

Se sugirió Estado en vez de república, ya que esta forma de gobierno ha resultado un desastre en el mundo, y sólo ha servido para expropiar al rey el poder de controlar al pueblo; no representa un cambio estructural sino más de lo mismo y no va con el gobierno de consejos que propone esta nueva Constitución. Sin embargo, la sugerencia no fue aprobada.

En cuanto al aborto, no se será deseado ni promovido, pero tampoco penalizado; será una decisión de la mujer, apoyada por el nuevo gobierno. Asimismo, las drogas no serán deseadas ni promovidas, ni penalizadas.

Su consumo se considera un problema de salud pública, no un crimen, y se buscará resolver las causas psicológicas o sociales de dicho consumo.

El Lic. Manuel Azúa contribuyó con los conceptos de trabajo y salario que ayudan en la defensa de los trabajadores frente al sistema capitalista, si bien la nueva ley busca una transición del trabajo asalariado al trabajo cooperativista, que puede tardar varias décadas.

Tomado del número 306 de la revista Kgosni-El volador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: