A 500 años de la Noche Victoriosa

AL PUEBLO DE MÉXICO:
A LOS PUEBLOS DE AMÉRICA LATINA:

El 30 de junio de 2020 se cumplen cinco siglos de la Noche Victoriosa de los meshicas sobre los invasores europeos. Encabezados por el Tlatoani Cuitláhuac derrotaron a quienes venían ávidos de adueñarse de las riquezas naturales del actual territorio mexicano y latinoamericano. El viejo ahuehuete junto al que lloró cobardemente el cabecilla Hernán Cortés es un símbolo histórico que reivindica la defensa y la dignidad de los pueblos y culturas originarias de México. Durante muchos años a ese árbol se le conoció como el de la “noche triste” porque así lo recordaban los españoles, fue hasta el 30 de junio de 2017 en que el Consejo Nacional del Pueblo Mexicano (CNPM) cambió la denominación develando la placa formal con el nombre de Árbol de la Noche Victoriosa.

Como este año 2020 ocurre con el Covid19, hace 500 años, después de la Noche Victoriosa se desató una epidemia de viruela que produjo la muerte de Cuitláhuac, de muchos guerreros meshicas y de una parte importante de la población de Tenochtitlan, cuyo sistema inmunológico no estaba preparado para afrontar esa enfermedad traída por los españoles y a la cual estos tenían más resistencia biológica. Esa epidemia fue lo que permitió que los derrotados se repusieran y un año después organizaran el sitio de esa gran ciudad haciendo que la población, además de la viruela, padeciera muchas muertes por hambre, y así, el 13 de agosto de 1521, los españoles tomaron el poder iniciando más de 300 años de sometimiento virreinal de la que llamaron Nueva España. Hace casi 200 años, en 1821, fue cuando Vicente Guerrero, continuador de las luchas de Hidalgo y Morelos, pactó la Independencia de México con su hasta entonces enemigo Agustín de Iturbide.

Pero la independencia política de España no se tradujo en una independencia económica y cultural, pues hasta el Siglo XXI, los europeos y sus descendientes en Norteamérica han continuado imponiendo su voluntad y saqueando los recursos naturales de México y de América Latina, incluyendo el robo de la mitad del territorio nacional en 1848, contando con el apoyo de grupos conservadores que desde el Siglo XIX se han ocupado de mantener y desarrollar un sistema aristocrático que, como herencia de los invasores del Siglo XVI, depreda las riquezas naturales y sociales de nuestro país, y desprecia a los pueblos y culturas originarias y al mestizaje del pueblo mexicano.

Durante todos esos 500 años de sometimiento y de abusos de extranjeros y aristócratas, ha habido movimientos de resistencia y de lucha por la verdadera independencia nacional y por la dignidad económica, social, cultural y política de los mexicanos. Es tiempo de que estás luchas logren su objetivo y establezcan por fin un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo: un autogobierno popular a través de asambleas y consejos comunitarios que retome la vocación de los pueblos originarios de integración y armonía de los seres humanos con la naturaleza, el sentido de comunidad en cada persona, la afectividad en las relaciones familiares y sociales y su sensibilidad estética y cósmica. Es tiempo de superar al capitalismo y al presidencialismo que las culturas occidentales impusieron en México y América Latina para sustituirlos por la Sociedad Comunitaria del Afecto, una sociedad en la que cada persona sienta como propio y procure el bien de la comunidad y las comunidades se encarguen de cuidar y desarrollar la felicidad y los talentos de cada uno de sus integrantes. Una sociedad donde predomine la cooperación y se erradique la rivalidad malsana.

El Consejo Nacional del Pueblo Mexicano (CNPM) valora y reivindica la lucha de nuestros ancestros en la Noche Victoriosa y convoca a los mexicanos y a los latinoamericanos del Siglo XXI a hacer honor a las resistencias y movimientos históricos por la soberanía y la independencia de nuestra patria y de América Latina y por una vida digna y en paz para todos, para que muy pronto podamos celebrar no solamente el triunfo en una batalla sobre los invasores y aristócratas, sino la victoria definitiva. Para ello el CNPM ha venido participando en el Congreso Nacional Constituyente que pronto aprobará la Nueva Constitución Mexicana 2020 y convocará a la formación de congresos o asambleas constituyentes estatales que puedan analizarla y, en su caso, aprobarla para su debida promulgación y la consecuente construcción y desarrollo de las instituciones y de la vida social que en ella se establezcan.

¡Viva por siempre México-Tenochtitlan! ¡Viva Cuitláhuac! ¡Viva el Árbol de la Noche Victoriosa! ¡Vivan la independencia y la soberanía nacional! ¡Viva el Nuevo Congreso Nacional Constituyente! ¡Viva la Nueva Constitución Mexicana! ¡Viva la Sociedad del Afecto!

30 de junio de 2020

Consejo Nacional del Pueblo Mexicano

Descarga el pdf:  A 500 años de la Noche Victoriosa

Un comentario en “A 500 años de la Noche Victoriosa

  • el 6 julio, 2020 a las 9:01 am
    Permalink

    Me parece Extraordinario este Congreso Constituyente, ojala pueda ser participe de ello. Mi Email es

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: