Movimiento de Transformación Social (MTS) y la Economía de Equivalencia

Frente al conflicto comercio-mercado y crisis humanitaria

Hay una generación de la clase política que apoya a Andrés Manuel López Obrador desde hace muchos años, que no somos muy afectos a los partidos, porque consideramos que éstos son expresión de una democracia limitada, como es la de representación; en cambio sí estamos atentos y pendientes de todos los movimientos sociales.

En los años 70s., producto de la Revolución Cubana y del gran movimiento estudiantil y popular de 1968, surge una escuela de nuevo tipo político que no cuadra con la guerrilla ni con la izquierda estatista, pro soviética y en cambio sus rasgos socialistas tricolores, se combinan con la diversidad cultural indígena y las artes populares: desde la música, la literatura, el teatro que son llevados a los centros de trabajo, hasta con el cristianismo, y los “chavos banda” y sus grafitos.

Este movimiento tiene varios cabecillas el principal es el Ing. Heberto Castillo, el líder ferrocarrilero Demetrio Vallejo, el dirigente eclesial José Álvarez Icaza y el politécnico Eduardo Valle (El Buho) todos vinculados a las universidades pública y particulares, así como a un movimiento eclesial amplio de cristianos; que primero rechazan la llamada Reforma Política de 1978, pero en 1984 aceptan el sistema electoral con el registro del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT). Entre este tipo de dirigencia destaca José María Rivas Manzanilla, que recientemente hizo una visita a Mérida, y aproveché para hacerle una entrevista, sobre sus expectativas de la 4ª. Transformación en la coyuntura de la crisis humanitaria que vivimos en Centroamérica y la reacción del gobierno de Trump.

Para Rivas Manzanilla el proyecto del presidente López Obrador está en un proceso de tres etapas: Regenerar, Reformar y Transformar. 1.- la Regeneración política en todos los ámbitos de la sociedad mexicana es muy lenta; la abierta lucha en contra de la corrupción es lenta. 2.- La Reforma, se propone desde una legislación que permita la recuperación del Estado Nación que los neoliberales desmantelaron en los últimos 36 años. Se ha avanzado con la Ley de Seguridad institucionalizando la Guardia Nacional, pero no así en las leyes de instituciones de crédito, ni en materia de actualización de los contenidos en materia educativa. Y aunque se aumentó significativamente los salarios mínimos, los derechos fundamentales de los trabajadores siguen afectados y esto es preocupante.

Pero lo que es más preocupante es el 3er. punto que se refiere a la Transformación, de la que hay muchas dudas. Porque una verdadera 4ª. Transformación sería a largo plazo y el mismo Amlo declara constantemente que no tiene partido ni candidatos; y valoramos positivamente su voluntad, pero el proyecto de la 4ª. T. tiene que trascender el sexenio, o de lo contrario en México pasaría lo que pasó en Brasil, en Argentina, en Ecuador y otros países donde la democracia electoral ganó el gobierno, pero luego lo perdió frente a la plutocracia, porque la voluntad social no se tradujo en programas ni acciones que respondieran progresivamente a las aspiraciones, legítimas, del pueblo más allá de los seis años previstos para su gobierno, si ese pueblo no se le alienta como Sujeto de su Historia.

Frente a estas expectativas, de posible retroceso, por falta de un continuismo democratizador y transformador, Rivera Manzanilla y el MTS proponen un nuevo Constituyente. Dice que el Consejo de Organizaciones Alternativas, (COALT) esperan una audiencia con el presidente López Obrador para presentarle la propuesta que ya tienen lista de un nuevo Constituyente, para que la gran transformación del país sea a fondo y se combine con formas de organización, producción y distribución, de nuestros pueblos originarios, con técnicas y preceptos actualizados, dirigidos a un nuevo tipo de sociedad sustentada en la identidad con el afecto y el trabajo, en la que cada persona se apropie del bien, lo viva y sienta a través de la comunidad y la cuide para cada uno.

Una forma avanzada de democracia sustentada en un nuevo modelo económico. El de la Equivalencia. Con autogobierno desde consejos comunitarios, municipales, estatales y nacional, articulando consejos políticos técnicos-temáticos, gremiales y sectoriales, y con estos órganos colegiados como titulares del poder ejecutivo, legislativo y judicial, se termina el régimen de dominación macroeconómico y se elimina el despilfarro que representan las campañas electorales y la propaganda de lo superfluo.

Para José María Rivas, y el MTS, los últimos treintaicinco años han sido de permanente crecimiento de las derechas, de crisis y retrocesos de los progresismos y las izquierdas, de estancamiento y fragilidad crecientes de los movimientos sociales. El tono agresivo y terminante de Donald Trump es una expresión de la crisis en que comercio, mercados y desarrollismo se tienen que enfrentar violentamente a los derechos humanos y la defensa ambiental. Hay que optar por el libre mercado o el libre flujo de migrantes en desgracia.

Sin embargo, las organizaciones de base están mostrando que son las únicas con capacidad para sostenerse en medio de la ofensiva derechista y si logran sobrevivir, podrán crear las condiciones para una contraofensiva popular desde abajo. Cambios que no sucederán en corto plazo, y que tienen que ver con la Transformación de la conciencia.

Hay que saber que la pobreza, y hambre en el mundo son inducidas. Y es posible un nuevo modelo de Sociedad sustentada en el Afecto por medio de un modelo Económico de Equivalencias y Democracia Participativa Directa, Proyección de las culturas originarias de México e integración pluricultural, Investigación, desarrollo y divulgación científica, tecnológica, cultural y educativa, Fortalecimiento del movimiento cooperativista, para proyectos productivos, tecnológicos, ambientales, comunitarios y alimentarios, Gestación de acciones colectivas para ampliar el poder social y los derechos de todos, Campañas Sistemáticas Permanentes de Consumo Reflexivo, Transformación social, en todos los órdenes de la vida del ser humano; y la participación política de los ciudadanos mediante la conformación de todo tipo de organizaciones, actividades, comunicados, así como la incidencia y articulación en cualquier proceso social, político, económico, de capacitación, cultural, y electoral, tanto en lo federal como en lo local. chantzacan@hotmail.com

Fuente: Debate por Yucatán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: