“¡Cuanta falta nos hace Heberto!”

Luego de 20 años de fallecido, el vacío dejado por Heberto Castillo, nadie lo llena. Aún en estos tiempos (o sobre todo en estos tiempos tan faltos de ética), no falta quien diga: “¡Cuanta falta nos hace Heberto!”

Lo acompañé muy cercanamente, desde abril de 1974, cuando él, Demetrio Vallejo y otros connotados, recorrían el país, dando forma al Comité Nacional de Auscultación y Organizacón (CNAO), antecedente del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y…

Luego de una operación a corazón abierto, el Ingeniero Castillo Martínez murió en 1997, el sábado 5 de abril. El siguiente sábado, el 12, el Palacio de Bellas Artes abrió sus puertas a miles de sus seguidores, para rendirle un sentido homenaje. El 3 de octubre del mismo año, el Senado de la República le otorgó Post Mortem la “Medalla Belisario Domínguez”. Y el 5 de abril del 2004, sus restos fueron trasladados con todos los honores cívicos, a la Rotonda de las Personas Ilustres. Digno homenaje a su vida, tran productiva en varios frentes.

Heberto nació en Ixhuatlán de Madero, corazón de la Huasteca Veracruzana, un 23 de agosto de 1928. De familia pudiente, pronto se trasladó a la capital del país, en donde hizo sus estudios, incluidos los de Ingeniería Civil en la UNAM. Antes de terminar la carrera ya era profesor en dicha Facultad, donde tuvo alumnos de la talla de Salvador Ruiz Villegas, Vicente Leñero, Enrique Krauze y Cuauhtémoc Cárdenas, entre otros. Por esta via llegó a convertirse en cercano colaborador del Expresidente Lázaro Cárdenas.

Castillo Martínez fue integrante, en 1961, junto a los mismos Cárdenas y a otros prestigiados luchadores sociales del momento, de la Conferencia Latinoamericana por la Emanicipación Económica, la Soberanía Nacional y la Paz, misma que dió origen al Movimiento de Liberación Nacional (MLN), de cuyo Consejo Nacional Heberto fue parte. En 1966, le tocó encabezar la delegación del MLN que participó en Cuba, en la 1ª. Conferencia Tricontinental, de la que surgió la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS). Al terminar, le tocó firmar con Salvador Allende, quien luego se convirtió en Presidente de Chile, y con Cheddi Jagan, quien luego tambien se convirtió en Presidente de su país, Guyana, la Propuesta de Declaratoria final del evento.

Por sus inquietudes políticas – “me tocó empujar la silla de ruedas de Frida Kalho, en la primera manifestación en la que participé”, me dijo alguna vez -, siempre del lado de la mayorías desamparadas, llegó a simpatizar con la vía armada como la mejor manera de terminar pronto con tan injusto estado de cosas. Por ello, estuvo cerca de personajes como Rubén Jaramillo, Lucio Cabañas, Genaro Vázquez; hasta que trabó amistad con el mas honesto y congruente dirigente obrero que ha tenido el pais, Demetrio Vallejo, el lider ferrocarrilero, preso desde 1959 a 1970, por encabezar las luchas ferrocarrileras que conmovieron a México en 1958-59. Entonces Heberto cambió de parecer, optando por la via política.

En 1968, durante el Movimiennto Estudiantil, fue parte de la Coalición de Profesores del IPN y UNAM, que apoyó a dicho Movimiento. Fue detenido a principios de 1969 y sometido a proceso judicial, por lo cual estuvo preso en el Palacio Negro de Lecumberri. Salió libre en mayo de 1970.

A partir de 1971 hizo mancuerna con Demetrio Vallejo, para dar forma al PMT. Con tal esfuerzo lograron atraer las simpatias de dirigentes y participantes de Movimientos sociales trascendentes anteriores, como los Ferrocarrileros, los Profesores, los Médicos, Estudiantil de 1968, y de conocidos personajes del momento como Octavio Paz, Carlos Fuentes, Luis Villoro, Rius, Oscar Chavez, Naranjo, Chava Flores, José Emilio Pacheco, Luís Tomas Cervantes Cabeza de Vaca, Eduardo Valle, Julio Sherer, José Álvarez icaza, Amparo Ochoa, Tehua, y uff.

Con su PMT encabezó luchas históricas para que el uso del petróleo y el gas, fuese en beneficio de los mexicanos todos; para priorizar el cuidado de todos los recursos naturales; para evitar que la deuda externa se convirtiera en lo que finalmente se convirtió, una descomunal y eterna deuda externa; para lograr que el Salario Minimo General fuese, como ordena la Constitución, Suficiente, para que una familia pueda vivir dignamente.

Por el PMT fue Diputado Federal, con otros cuatro dirigentes y con dos líderes de Partidos aliados, Rosario Ibarra y Alejandro Gazcón Mercado.

Heberto fue uno de los principales promotores de la unificación de las izquierdas. Un primer fruto fue la creación del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), aunque no formó parte de dicho Partido. En un segundo esfuerzo unificador, se logró la creación del Partido Mexicano Socialista (PMS), del que llegó a ser su Candidato a la Presidencia de la República.

El tercer esfuerzo trascendente fue la creación del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Aunque muchos atribuyen la iniciativa a Cuauhtémoc Cárdenas, lo cierto es que el primer paso en ese sentido lo dieron Heberto y el PMS, desde el momento en que Castillo Martínez declinara su candidatura a la Presidencia de la República, a favor de la de Cárdenas. Así quedó escrito en el documento, elaborado por el propio Heberto, y firmado por ámbos candidatos, con motivo de tal declinación, el 7 de junio de 1988.

Por cierto, si se revisa tal documento, mismo que marca un rumbo bien definido a favor de las mayorías que conforman nuestro país, se verá que, salvo la declinación, el resto de los postulados ¡no fue cumplido por el PRD!

Por ello, para retomar el rumbo perdido desde entonces, Heberto intentó, en 1993 y 1996, ser Presidente de dicho Partido. Pero los autoritarismos provenientes de la Izquierda – los dirigentes que provenian del PSUM, PST – y de la Corriente Democrática – los líderes que provenian del PRI, como el propio Cárdenas, Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador –, se lo impidieron a toda costa. Como premio de consolación, pudo ser Senador de la República.

Ante la irrupción del EZLN en Chiapas, en 1994, desde ese cargo, Castillo Martínez promovió la creación de la Comision de Concordia y Pacificación (CoCoPa), la cual jugó un papel fundamental para el regreso de la paz al país.

Aparte de todo Heberto fue un destacado profesor universitario, brillante profesionista, inventor de la Tridilosa (una manera de construir para ahorrar el 70 por ciento del material), constructor de decenas de obras públicas y privadas, en diversas partes del planeta, científico renombrado a nivel internacional (alguna vez “hizo llover” en el desierto de Chihuahua), Dr. Honoris Causa por la Universidad Nacional del Perú, escritor de una docena de libros, la mitad de tipo técnico, periodista a nivel de ser considerado líder de opinión, dibujante y pintor, amante de las matemáticas, precursor del uso de las computadoras en México y…

Fue un privilegio convivir y acompañar a Heberto Castillo, durante 23 años ininterrumpidos.

Y sí, Se cumplen 20 años de su fallecimiento. Muchos lo añoran, porque la izquierda no solo desapareció de la vida partidaria, sino está extraviada, desunida y gran parte de ella, en busca permanente de privilegios. Hoy su quehacer político no se distingue del viejo PRI; Porque ninguno de los líderes políticos conocidos, ha hecho suyas algunas de las banderas de Heberto, como la socialización del poder político, la lucha en contra de la injusta distribución de la riqueza, la defensa de los recursos naturales, entre otras.

Ya que. Por eso algunos soñadores, algunos ilustres desconocidos como este SSS, como podemos, sí lo hacemos.

Notitas: Una.- Que a partir de ya, habitantes de 4 entidades federativas sufrirán la emisión de casi 2 millones de mensajes publicitarios por radio y Tv, ¡5 por minuto!, con motivo de las campañas electorales por las gubernaturas en Estado de México, Coahuila, Nayarit y por gobiernos municpales en Veracrúz (aunque en este último, la campaña inicia el 2 de mayo). ¿Para qué? Nadie les pone atención. Además sus spots son horribles. Este tipo de gasto millonario en las campañas, debe suprimirse, por el bien de todos. En su lugar debe haber debates entre los contendientes. Dos.- Que lo extraordiario del inmaduro Presidente de Venezuela es que siga al frente de ese gobierno. Torpezas como la de intentar suprimir por decreto a su Poder Legislativo, no tiene perdón de San Carlos Marx. Tres.- Que a propósito de temas políticos, se recomienda (aparte de mi libro, “Cuando correteábamos utopías”, claro) la lectura de “Curso Urgente de Política para Gente Decente”, del Dr, Profesor universitario y Periodista, Juan Carlos Monedero. Cuatro.- Que se sigue sugiriendo a mis cuatro o cinco lectores, hacer ejercicio diario. Es tan importante como comer y dormir, ¿va? Y de paso hay que sembrar árboles.

Correo E hernandez-jimenez2012@hotmail.com

México, CDMX, a 3 de abril de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: