México, la nueva frontera del odio

¡Que los reciba o que los deporte, pero ya basta!

“Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera.”
Buda.

A un año de la Mega Caravana Migrante
AMLO y la política migratoria
El odio en las redes sociales
Se le venció plazo a AMLO para la seguridad
El odio de Trump prolífero en México

Justo hace un año miles de migrantes centroamericanos colapsaron la frontera sur de México, y vimos esas impresionantes imágenes del puente fronterizo sobre el río Suchiate que divide la frontera política entre Guatemala y México, totalmente lleno de personas queriendo seguir su camino al norte para llegar a los Estados Unidos, la cuna del capitalismo criminal que avasalló con sus políticas intervencionistas a sus naciones, que se apropió de sus territorios, su cultura y su economía, dejándolos en la pobreza y la incertidumbre de un futuro digno para ellos y sus familias.

De ese grupo de migrantes surgió la primer Caravana Migrante de más de 4000 personas, que comenzó su caminar sobre el territorio mexicano. Sobre esa primer caravana migrante dimos cuenta en el artículo “Todos somos ilegales” ahí narramos como Enrique Peña Nieto dio muestra de su servilismo a Trump, al enviar a miles de policías federales a contener su ingreso a México, y del grado de descomposición valorativa de nuestra sociedad, porque un segmento de la sociedad mexicana había sacado al “pequeño Trump” que se les coló en el inconsciente colectivo, y escuchamos a miles de voces mexicanas exigiendo violentar los derechos básicos de nuestros hermanos hondureños, pero también destacamos que éramos más los mexicanos con una actitud solidaria que se demostró con miles ayudando a la caravana a su paso.

Unos días después publicamos el artículo “Corazonero remendón. El odio que espera a los migrantes» ahí destacamos el origen del odio hacia los migrantes y dimos cuenta de cómo durante la primera “marcha fifi” que pedía que no se hiciera la consulta para que se cambiara el proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, en esa marcha pudimos observar que la mafia del poder que quería que se mantuviera el proyecto en el Lago de Texcoco, eran los mismos que manifestaban públicamente su odio a los migrantes; ante eso la respuesta de la sociedad fue abrumadora y nos mostró al México noble y tierno, que se volcó a la calle en cada palmo del territorio nacional a ayudar desinteresadamente a los migrantes. Fue la sociedad civil organizada en cientos de organizaciones apoyada por ciudadanos, los que pusieron remedio a lo que el gobierno no hacía. Y destacamos que ese esfuerzo era un buen remiendo, como el del zapatero remendón de Juchitán que llegó a reparar sin costo los zapatos gastados de los migrantes, así el pueblo de México se había convirtió en un corazonero remendón, que con puntadas de ternura, comida, colchonetas, refugio, resguardo, canciones, teatro, lecturas, transporte y apapacho, le puso un buen parche a los corazones desgastados de los seres humanos que huían de la “Capital del Homicidio”, como calificó el maestro Noam Chomsky a Honduras. Porque ellos huyen del despojo, destierro y entierro que les ofrece el neoliberalismo, para intentar llegar a la cuna del mismo neoliberalismo, con la única esperanza de ponerse del otro lado de la bota.

Y decíamos que los migrantes habían abandonado todo y que caminaban sin descanso para llegar al odio de Donald Trump y su desalmada migra y que esta crisis migratoria pondría a prueba al recién electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre todo para saber qué grado de alineación tendría el nuevo gobierno al neoliberalismo representando por los Estados Unidos. Hoy a un año, lo sabemos; las primeras medidas tomadas por AMLO fueron de puertas abiertas las propias de un gobernante consciente de la realidad que enfrentan los migrantes y dispuso un operativo noble de recepción ofreciendo trabajo, otorgando un permiso de internamiento, agua, comida y resguardo durante su trayecto a la frontera con EUA, -que por cierto ha sido la única medida en este año de gobierno en donde se prioriza la seguridad humana a la material- después se vino la amenaza de Trump de afectar a los grandes capitales nacionales con el pago de aranceles, si el Gobierno de México no detenía el flujo migratorio al hacia el norte, y ahí pudimos observar como nuevamente,-como en los mejores momentos del neoliberalismo en México-, se volvió a priorizar la ganancia por encima de la personas, y toda la fuerza militar recién agrupada en la “nueva” Guardia Nacional fue destinada para contener a los migrantes y cuidar la frontera sur para no dejarlos entrar y la frontera norte para no dejarlos salir, convirtiendo a México en cárcel ilegal, porque nadie te puede impedir salir de un país extranjero a menos que hubieras cometido un delito y migrar no es ilegal.

Poco a poco durante estos últimos 5 meses (de junio a octubre de 2019) todo el territorio mexicano se ha convertido en el muro anti-migrantes del que tanto se ufanó Trump que construiría y que México lo pagaría y resultó que no sólo construimos y pagamos el muro más eficiente anti-migrantes que pudo imaginar Trump, también pagamos a sus decenas de miles de nuevos miembros de la migra norteamericana llamada Guardia Nacional en México.

Lo más terrible fue la transformación radical de la opinión pública mexicana en torno al apoyo hacia los hermanos que migran buscando sobrevivir; “casualmente” es en estos días que se vuelve a formar una caravana con 2 mil migrantes intentando cruzar en grupo por el territorio mexicano, integrada principalmente por mujeres, niños y jóvenes caribeños y centroamericanos, cansados de esperar por más de 3 meses un permiso de tránsito en las estaciones migratorias de Chiapas. Hartos, frustrados, cansados, sin trabajo y con hambre, decidieron comenzar su marcha el 12 de octubre, la Guardia Nacional, Migración y lo que queda de la Policía Federal los dejaron internarse por un día, en franca estrategia militar de desgaste, para después encapsularlos y capturarlos ya psicológicamente agotados y con la resistencia destruida.

En mi cuenta de Twitter publiqué un fragmento del video del compa defensor de los derechos de los migrantes Irineo Mujica que ha sido detenido, secuestrado, encarcelado, golpeado y amenazado infinidad de veces por las autoridades mexicanas por su trabajo en la defensa de los migrantes; en el video se ve a un grupo de soldados policías militares fungiendo como Guardia Nacional, haciendo valla en la carretera en espera de los migrantes, a los que su superior les grita: “Nadie va a venir a pisotear nuestro país, nuestra tierra”, publicación que fue compartida y comentada cientos de veces; lo que me llama la atención es que más del 90% de los cometarios apoyan la actitud bárbara e inconsciente de la arenga militar. El día 13 de octubre sale en la contra portada del periódico La Jornada una fotografía mostrando a estos mismos militares haciendo frente a los migrantes con el encabezado “Detiene Guardia Nacional caravana de migrantes” (Aquí la contraportada) y en la nota interior destacan el registro videográfico del compañero Irineo Mujica que hizo un registro muy completo de todo el proceso de persecución, encapsulamiento y detención de los “peligrosos masiosares (enemigos) que enfrentó nuestro glorioso ejército porque mancillaron con su planta del pie a nuestra bendita patria” enemigo integrado por mujeres y niños con hambre, que han esperado por meses para ser considerados refugiados o una simple visa de tránsito bajo condiciones inhumanas como da fe el video del propio Irineo Mujica (Aquí el vídeo).

Aquí puede consultar el twitter : https://twitter.com/CompaRevolucion/status/1183228696875827205

La Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada por México establece en su Artículo 13 que toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado y que toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país por lo que migrar no es un delito y sólo las acciones pueden ser o no legales pero no puede existir la condición de ilegal en una persona. Pero más allá del derecho a migrar, tal vez si los mexicanos que están en contra de los migrantes reflexionaran que la mayor cantidad de ingresos en México es lo que envían nuestros migrantes, que en este año rebasarán los 125 mil millones de pesos y que sin ese dinero en nuestro país tendríamos las mismas o peores condiciones económicas que los países de donde vienen los migrantes.

¡Que los reciba o que los deporte, pero ya basta!

Es inhumano que se retenga por tanto tiempo a los migrantes detenidos y en tan deplorables condiciones, si no va cambiar su política migratoria es más económico y mejor que se declare abiertamente como un estado anti-migrantes, que cierre las fronteras y que coloque a todos los militares en la frontera sur para impedir el paso de cualquier migrante no grato para su patrón norteamericano, no debe seguir torturando sociológicamente por meses a los migrantes con la falsa esperanza de una visa. Nos espantábamos y nos indignábamos con las cifras anti-migrantes de Peña Nieto y López Obrador ha triplicado las deportaciones en lo que va del año, y los mismos que repudiaban a EPN por esas miserables cifras, ahora aplauden AMLO por haberlas triplicado.

Dentro de una exposición en la conferencia de prensa del Presidente sobre el estado que guarda la seguridad en México, el Subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas informó este 14 de octubre que han llegado 54,377 solicitudes de refugio de 1 diciembre de 2018 al 30 septiembre de 2019 y que son más que en los últimos 3 años juntos, también comento que espera cerrar el año con 80 mil solicitudes principalmente de centroamericanos, caribeños y venezolanos. Es obvio que el incremento en las solicitudes de refugio se dio por la nueva política coercitiva del gobierno hacia los migrantes. El informe de seguridad bastante desalentador ya que según el Presidente en sus propias palabras el 22 de abril de 2109 en Veracruz hizo el compromiso de que en 6 meses disminuiría la violencia y la inseguridad en Veracruz y en todo México, ese plazo se vence en esta semana y lo que podemos ver con datos duros es que la violencia y la inseguridad en Veracruz y en todo México sigue en aumento, y no es de extrañar ya que la Guardia Nacional que fue creada bajo el pretexto de aumentar la seguridad humana, sólo ha servido para cuidar el petróleo, el gas, perseguir huachicoleros, retirar el sargazo para el gran turismo, cuidar las fronteras y perseguir migrantes. Por lo que la disminución de la inseguridad tendrá que esperar a la 5ta. Transformación.

(Aquí el twitter en donde AMLO se compromete a un país más seguro para el 21 de octubre de 2019 https://twitter.com/GobiernoMX/status/1120312728378150917 ).

Es vergonzoso que el gobierno agradezca publica e insistentemente a nuestros migrantes en Estados Unidos por mantener nuestra economía a flote, por lo que el Presidente no pierde la oportunidad de llamarlos héroes, y lo son, porque tuvieron y tienen que enfrentar el mismo trato racista, xenofóbico, aporofóbico y clasista, que sufren hoy los migrantes en de otros países en México y al día de hoy nadie los defiende, como dice en su artículo del 14 de octubre en el diario La Jornada el Presidente de Mexa Institute titulado: Nadie verá por los paisanosYa me convencí de que nada provocará una reacción del gobierno mexicano para defender a la comunidad mexicana en Estados Unidos, simplemente no le importan.” (Aquí el artículo completo)

Es lamentable la gran campaña contra los migrantes impulsada desde el gobierno aunque lo niegue, porque el simple hecho de disponer de decenas de miles de militares de la Guardia Nacional y de decenas de miles de millones de pesos del dinero público para contener a los migrantes para tener contenta a la bestia del norte, hace que los mexicanos que apoyan incondicionalmente al gobierno de AMLO manifiesten pública y masivamente su rechazo a cualquier consideración para los migrantes que intentan cruzar nuestro territorio, y lo más lamentables es escuchar a Donald Trump jactarse de que México le sirve a sus mezquinos propósitos, y constatar que ese odio propio del fascismo que esperaba a los migrantes en los Estados Unidos se ha trasladó de hecho a todo nuestro territorio, en donde escuchamos a una abrumadora mayoría de mexicanos en las redes sociales, usar el mismo lenguaje de odio contra los migrantes que usan los gringos, convirtiendo de hecho a México en la nueva frontera del odio.

https://i2.wp.com/julioastillero.com/wp-content/uploads/2019/10/uranga.jpg?w=696&ssl=1 La vida es una construcción consciente.
Iván Uranga

@CompaRevolución

iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: