Segunda sesión del Nuevo Congreso Nacional Constituyente de México

Segunda sesión

10, 11 y 12 de noviembre de 2017, de 10 am a 6 pm

I.- Nombre del país, población y territorio

II.- Valores y principios

III.- Fines de la Nación

IV.- Garantías y deberes individuales y colectivos. Derechos humanos y de los ciudadanos.

V.- Integración y bienestar familiar

VI.- Salud y Seguridad Social para tod@s

VII.- Educación con compromiso social

VIII.- Desarrollo cultural, artes, deportes, ciencia y tecnología

Regístrate como delegado

Serapio Rendón 71, Col. San Rafael (entre Antonio Caso y Valentín Gómez Farías), Ciudad de México

 

Preámbulo (fragmento)

Este Nuevo Congreso Nacional Constituyente consideró posible lo siguiente: Un nuevo proyecto constitucional que responda a la historia nacional y al contexto del Siglo XXI, generando un rediseño político, económico, cultural, educativo, ecológico y judicial para una vida digna de todos los mexicanos, que garantice la soberanía y la independencia del país con una democracia efectiva en la que sea realmente el pueblo quien tome las riendas de su destino, y no una oligarquía. Una forma de gobierno del pueblo para el pueblo, que promueva el servicio a la patria y la honradez, evitando el dispendio y los salarios excesivos para los servidores públicos, que elimine el reparto de grandes cantidades de dinero a partidos y campañas electorales, pero en la que haya respeto absoluto a la libertad de asociación y expresión política por todos los medios. Un nuevo pacto social que priorice la economía social, equitativa, solidaria y cooperativa para superar la economía capitalista tradicional que conlleva el abuso y la explotación de unos seres humanos por otros. Un nuevo enfoque productivo cooperativo capaz de generar riqueza material suficiente para el bienestar de todos, cuidando y mejorando el medio ambiente natural y los ecosistemas. Un nuevo país donde las vocaciones artísticas, culturales, deportivas, científicas y tecnológicas de cada persona encuentren cauces y respaldo, como aportaciones al desarrollo social; donde se valoren y se proyecten las expresiones culturales de los pueblos originarios indígenas y de todos los pueblos que integran la Nación; en el que se enseñen y se aprendan los idiomas originarios, y se rescate y defienda el patrimonio histórico y cultural. Un país en que la radio y la televisión estén al servicio de las comunidades. Donde los docentes y las escuelas sean valorados y éstas sean concebidas como centros de acción social y cultural, promoviendo la enseñanza a través del aprendizaje creador y cooperativo. Donde haya universidades suficientes para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: