El Consejo Nacional del Pueblo Mexicano en el centenario de nuestra constitución política de 1917

Hoy, en el centenario de nuestra constitución política recordamos y agradecemos a los constituyentes de ese tiempo, que a pesar de la derrota militar de los ejércitos revolucionarios de Villa y Zapata, con habilidad política lograron influir en el Congreso Constituyente de 1917. Alabamos pues que a pesar de que éste fue convocado y dirigido por los vencedores, hubo mexicanos que por convicción o por presión de organizaciones y ejércitos populares lograron plasmar muchas de las demandas y banderas de esos ejércitos en el texto constitucional, de las cuales sin embargo ya quedan muy pocas por el cumulo de reformas constitucionales que la clase gobernante ha realizado. Uno a uno, esta clase ha ido despojando al pueblo mexicano de los grandes logros revolucionarios que a precio de sangre quedaron plasmados en el texto constitucional de 1917, de manera que ese texto hoy se encuentra alterado, desvirtuado y pervertido, al grado de que con cada reforma la clase política gobernante lo hace más a la medida del despojo y el saqueo institucional que ella encabeza y que hoy impera en nuestra nación. Por ello estamos convencidos de que el texto constitucional actual ya no es el de 1917 por que el pacto social que este contenía fue roto y destrozado por la clase política gobernante.

Por lo anterior LLAMAMOS a todos los presentes y al pueblo mexicano en general a construir un nuevo pacto social que responda a sus intereses y diseñe una nueva nación rescatando del anterior pacto todo lo bueno, reivindicando todo aquello de lo que fue despojado y agregando nuevos y viejos valores, principios y fines acordes con los nuevos tiempos.

Bajo esos tres lineamientos en el CONSEJO NACIONAL DEL PUEBLO MEXICANO, desde hace ya tiempo hemos venido trabajando una propuesta de nueva CONSTITUCION POLITICA para esta nación, a cuya consideración queremos poner mediante la instalación, aproximadamente en octubre de este año, de un CONGRESO CONSTITUYENTE NACIONAL MEXICANO cuya CONVOCATORIA hoy anunciamos y publicamos aquí con espíritu unitario, poniéndola a consideración de todas las organizaciones y ciudadanos presentes, e invitándoles al evento de su primera publicación formal el día de hoy en Serapio Rendo 71 Colonia San Rafael a partir de las 15 horas.

Sabemos que hay otros esfuerzos constituyentes porque ya es un consenso nacional diseñar una nueva constitución para construir una nueva nación, ejercitando nuestro derecho constitucional a cambiar la forma de nuestro gobierno, de manera que reivindicamos la vía pacífica y constitucionalHoy, en el centenario de nuestra constitución política recordamos y agradecemos a los constituyentes de ese tiempo, que a pesar de la derrota militar de los ejércitos revolucionarios de Villa y Zapata, con habilidad política lograron influir en el Congreso Constituyente de 1917. Alabamos pues que a pesar de que éste fue convocado y dirigido por los vencedores, hubo mexicanos que por convicción o por presión de organizaciones y ejércitos populares lograron plasmar muchas de las demandas y banderas de esos ejércitos en el texto constitucional, de las cuales sin embargo ya quedan muy pocas por el cumulo de reformas constitucionales que la clase gobernante ha realizado. Uno a uno, esta clase ha ido despojando al pueblo mexicano de los grandes logros revolucionarios que a precio de sangre quedaron plasmados en el texto constitucional de 1917, de manera que ese texto hoy se encuentra alterado, desvirtuado y pervertido, al grado de que con cada reforma la clase política gobernante lo hace más a la medida del despojo y el saqueo institucional que ella encabeza y que hoy impera en nuestra nación. Por ello estamos convencidos de que el texto constitucional actual ya no es el de 1917 por que el pacto social que este contenía fue roto y destrozado por la clase política gobernante.

Por lo anterior LLAMAMOS a todos los presentes y al pueblo mexicano en general a construir un nuevo pacto social que responda a sus intereses y diseñe una nueva nación rescatando del anterior pacto todo lo bueno, reivindicando todo aquello de lo que fue despojado y agregando nuevos y viejos valores, principios y fines acordes con los nuevos tiempos.

Bajo esos tres lineamientos en el CONSEJO NACIONAL DEL PUEBLO MEXICANO, desde hace ya tiempo hemos venido trabajando una propuesta de nueva CONSTITUCION POLIT para construir un nuevo gobierno y un nuevo estado. Es esta pues nuestra limitada contribución a estos propósitos y sea un homenaje también a nuestros grandes mexicanos de generaciones pasadas, desde Hidalgo y Morelos hasta Zapata y Villa, que con valor, esfuerzo y amor a la Patria gestaron los históricos constituyentes de 1814, 1824, 1857 y 1917, cuyo centenario hoy aquí recordamos debiendo abrevar sin embargo de todos ellos.

Respecto del proceso constituyente oficialista de la Ciudad de México que en estos días concluye su primera etapa con la supuesta promulgación de una constitución política para esta ciudad, y que es el segundo motivo que aquí nos reúne, manifestamos y reiteramos lo que al principio de ese proceso dijimos:

1.- Que con la reforma constitucional que origino dicho proceso se simularon varios cambios al Distrito Federal empezando por su nombre de Ciudad de México, lo que no tiene sentido ya que ambos conceptos históricamente son sinónimos o complementarios según el anterior artículo 44° constitucional. Otra simulación es que por su naturaleza y origen la asamblea constituyente oficialista de la Ciudad de México no podría haber creado para ésta un verdadero nuevo gobierno legítimo y democrático, pues esta ciudad seguirá siendo capital de la República y sede de los poderes federales, los cuales seguirán interviniendo en ella, porque no se constituye en un nuevo Estado de la Federación; aunque tendrá su propia constitución como los estados de la república, no estará compuesta por municipios ni se regirá por los artículos 115 y 116 constitucionales, como el resto del país, sino por el 122 bajo un régimen de excepción, lo cual violenta el mandato constitucional de que la república se componga de estados libres y soberanos en su régimen interior (Artículo 40°). Por tanto para nosotros nuestra Ciudad de México sigue siendo un Distrito Federal.

2.- Que la Asamblea Constituyente Oficialista, por la forma en que supuestamente fue electa y nombrada, de origen es y será antidemocrática e ilegítima, por lo que no le otorgamos ningún reconocimiento, independientemente de que la supuesta nueva constitución que hoy nos presentan tenga buenas normas que pudieran ser benéficas para el pueblo, pues ello no les quita a los integrantes de esa asamblea su ilegitimidad de origen; y además lo poco bueno que pudiera tener esta constitución oficial, en todo caso es resultado del esfuerzo de muchos ciudadanos y organizaciones que creyeron poder incidir en esa Asamblea Constituyente Oficialista, creencia que aunque no compartimos si respetamos valorando el trabajo y esfuerzo de muchos compañeros y organizaciones presentes y ausentes que de buena fe caminaron esa ruta.

Hoy, después de ver el desempeño de esa asamblea oficialista insistiendo en la simulación y el engaño, tratando de lavarse un poco la cara o curarse en salud, reiteramos nuestra propuesta de construir un constituyente popular no solo de la ciudad de México sino del valle de México, pues ya el constituyente de 1917 previó que el Distrito Federal podría convertirse en un nuevo estado de la federación al que se le llamaría “Estado del Valle de México” (art. 44). En ese sentido, a partir de lo anterior, y en el contexto del centenario que hoy aquí nos reúne, el CONSEJO NACIONAL DEL PUEBLO MEXICANO en la ciudad de México y estado de México, junto con otras organizaciones, convocamos en agosto del año pasado a una ASAMBLEA CONSTITUYENTE AUTONOMA DEL VALLE DE MEXICO para diseñar y construir el ESTADO LIBRE, SOBERANO Y PLURICULTURAL DEL VALLE DE MEXICIO como entidad número 32 de la federación. Habiéndose instalado el pasado 20 de noviembre trabajando en comisiones y con dos sesiones plenarias realizadas hasta hoy, el proyecto constitucional que estamos diseñando en esta ASAMBLEA CONSTITUYENTE AUTONOMA plantea una nueva forma de gobierno basado en consejos y asambleas populares para el ejercicio de los tres poderes del Estado reivindicando el principio constitucional que Morelos plasmó en la Constitución de Apatzingán, en el sentido de que jamás un poder del estado deberá ejercerse personal o corporativamente, desapareciendo por tanto las figuras de Presidente de la República o Gobernador del Estado, y con mayor razón la de Jefe de Gobierno, construyendo en su lugar los Consejos de Gobierno sustentados en las asambleas populares empezando por el municipio, al que reivindicamos como primer nivel de gobierno y no como el ultimo, como hoy erróneamente se le considera.

En términos generales esta es nuestra propuesta alternativa a la farsa que hoy nos presenta el oficialismo en nuestra ciudad, quien seguramente nos impondrá autoritaria y simuladamente su constitución en la medida en que el pueblo del valle de México no construyamos una correlación de fuerzas favorable a una nueva forma de gobierno. Finalmente queremos enfatizar que estamos abiertos a otras propuestas y que haremos todo de nuestra parte para consensar una sola que podamos presentarle al pueblo del Valle de México, quien finalmente como soberano único de nuestra nación es quien decidirá esa nueva forma de gobierno.

Viva la soberanía del pueblo del valle de México, Viva la soberanía nacional

FRATERNALMENTE: CONSEJO NACIONAL DEL PUEBLO MEXICANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: